La inoperancia del Salario Mìnimo
Miércoles 29 de agosto de 2012, por Horacio Meguira *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Lamentablemente, las observaciones que desde la CTA venimos formulando a la dinámica que se le ha impuesto al funcionamiento del Consejo del Salario en los últimos años no han sido consideradas, y por ello mismo, la aplicación de esta herramienta no se ha traducido en una mejora sustancial.

Compartir este articulo:

* Director del Departamento Jurídico de la CTA

Ni tampoco se ha cumplido con el mandato constitucional de establecerlo como piso y punto de partida de la distribución del ingreso.

Esta insuficiencia se ha producido en un contexto donde el Producto Bruto y las ganancias patronales han tenido un crecimiento muy significativo, a pesar de lo cual la estructura distributiva no ha modificado su carácter abiertamente regresivo.

Es decir, no han existido obstáculos objetivos para mejorar los niveles de distribución del ingreso y del salario real, que en los últimos cinco años han mostrado una tendencia al estancamiento.

En este marco, el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) podría haber sido una herramienta institucional muy importante para impulsar una mejora en la estructura distributiva, por cuanto impactaría directamente en los salarios más bajos, muchos de los cuales se encuentran apenas por sobre el monto actual del SMVM.

El SMVM debe fijarse al inicio de la negociación salarial anual, y su determinación debe realizarse a partir de calcular la canasta básica de consumo de una familia tipo, y no a partir de una negociación carente de bases objetivas.

El Consejo del Salario Mínimo debe cumplir con su obligación de calcular el monto de la canasta básica de consumo, que no es otra cosa que el salario necesario para hacer frente a las necesidades de “alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento, vacaciones y previsión”.

La aplicación del SMVM debe extenderse a la totalidad de los trabajadores, incluyendo en particular a los trabajadores del sector público provincial y municipal, y quienes se desempeñan en el marco de programas sociales que exigen una contraprestación laboral tales como las cooperativas de trabajo.

El Consejo resulta el ámbito adecuado por su condición tripartita para consensuar políticas productivo-distributivas entre los actores sociales como mecanismo de fomento de la negociación en nivel más alto de la estructura. Sin embargo las comisiones de trabajo dejaron de funcionar. Todo esto, luego ocho años desde la primer convocatoria no se ha llevado adelante.

En los últimos meses han vuelto a escucharse voces que apelan a la “prudencia” de los trabajadores y las organizaciones sindicales, quienes deberían “moderar” sus reclamos para evitar que la crisis se extienda sobre nuestro país.

Este discurso encubre que los empresarios han tenido fabulosas ganancias durante la última década, y que ante el menor atisbo de dificultades económicas pretende atribuir a los trabajadores las responsabilidades y plantean que el salario debe ser la variable de ajuste, sin admitir que la discusión alcance a los niveles de sus ganancias.

Entre los años 2001 y 2011 el Producto Bruto ha experimentado un crecimiento del 74%. Sin embargo, en el mismo período el ingreso de los asalariados registrados se incrementó tan sólo un 3,3%.

La precariedad de la situación salarial de los trabajadores puede observarse en otros indicadores. En este sentido, si se considera el conjunto de los ocupados, casi el 80% percibe una suma inferior a dos salarios mínimos.

Si el análisis se focaliza en los asalariados registrados del sector privado, es decir, en aquellos trabajadores que se encuentran en una mejor situación laboral, quienes perciben una suma inferior a dos salarios mínimos son casi el 50% del total.

Es una oportunidad perdida difícil de recuperar ya que no resulta probable en el futuro un ciclo largo de crecimiento del PBI.

sitio desarrollado en SPIP