Un triunfo de los trabajadores
Lunes 3 de septiembre de 2012, por Horacio Meguira *
Enviar la referencia de este documento por email Versión para imprimir de este documento

Finalmente se firmó el acuerdo salarial de los trabajadores del azúcar del Ingenio El Tabacal de Salta después de más de tres meses de conflicto. El sábado 25 de agosto se libró la gran batalla, una verdadera guerra donde los trabajadores de El Tabacal, sus familiares y el pueblo entero luchó contra la Policía.

Compartir este articulo:

* Director del Departamento Jurídico de la CTA

La escena (está el video) de la avanzada sobre las fuerzas de seguridad con la cosechadora como escudo y el retroceso policial era la clave. Los trabajadores habían tomado conciencia de que habían logrado vencer.

El domingo 26 tuve esa sensación en el lugar. Conversando con los trabajadores se me acercó un veterano y con certeza me dijo"ya ganamos doctor". Lo miré le dí ánimo, él me lo dió a mí, pero no me fui tan convencido, sabedor que las audiencias que restaban iban a ser duras, más teniendo en cuenta que la patronal crujía de odio.

Efectivamente, la firmeza de Martín Olivera y Claudio Colque, junto a Enrique Wandschneider y los firmes mandatos de asamblea fueron determinantes al momento de negociar después de la gran batalla.

Ni un solo punto, ni una sola improvisación, todo fue mandato, deliberación, consenso y, sobre todo, paciencia. Democracia obrera en vivo.

Finalmente y luego de muchas idas y venidas de Salta a Orán, asamblea, y vuelta de Orán a Salta. Muchas noches, conversaciones y cuartos intermedios se llegó a la firma, siempre supeditada a la resolución final de la soberana.

A las 3 de la mañana del 31 de agosto se firmó el acta. El triunfo del obrero veterano se había plasmado en la cabeza de un letrado. Como siempre los trabajadores se adelantan al pensamiento abstracto. Ellos sentían en el cuerpo un triunfo; yo para sentirlo tuve que verlo en el papel.

Mientras todo esto sucedía, un grupo de dirigentes afines al Gobierno firmaban un Salario Mínimo Vital y Móvil vergonzoso y la CTA movilizada en la puerta de la traición, protestando contra el diablo que no duerme.

Dos realidades opuestas que signaron la última semana de agosto. Una gran enseñanza, todavía se escuchan los ruidos de los festejos. A las 5 de la mañana, muchos sin dormir con sonrisas explícitas o implícitas volvieron al trabajo en el ingenio sabedores de la fortaleza que habían construido.

sitio desarrollado en SPIP